“No hagas con el amor lo que hace un niño con su globo que al tenerlo lo ignora y al perderlo llora”.

Esta es una poderosa frase del célebre escritor chileno Pablo Neruda. Y en esta sección desmenuzaremos su significado.

“No hagas con el amor lo que hace un niño con su globo que al tenerlo lo ignora y al perderlo llora”.

Seguramente, muchos de nosotros, en su mayoría hombres, pudiéramos identificarnos con esta frase, sobre todo después de un fracaso en una relación de pareja. Es interesante notar y reflexionar sobre el por qué nosotros los hombres podemos ser habilidosos y diestros en distintas áreas y tan carentes y toscos en cuanto al amor, da la impresión que nos cuesta manejar los elementos que en su esencia son intangibles y que su naturaleza es más trascendental que material.

¿Cuántas lindas mujeres han sufrido producto de nuestro poco entendimiento acerca del amor? ¿a cuántas el sinsabor de una relación tormentosa las ha llevado a preferir la soledad? ¿Por qué solo al final nos damos cuenta del valor de aquella mujer que perdimos?

Pablo Neruda, nos compara este proceder de no saber manejar el amor, la emoción más potente que existe, desde la perspectiva de cómo piensa un niño, que en resumidas cuentas, es un ser que para esa faceta de su existencia está pasando su etapa de mayor egoísmo, donde su atención no está centrada en la esencia o naturaleza de lo que le rodea sino en el cómo lo que tiene le satisface o le sirve, negándole su propia mente el valor intrínseco de lo que está frente a su atención.

Generalmente el resultado en la gran mayoría de los hombres, es el mismo, terminamos como el niño valorando post-perdida en llanto y lamento una relación que pudo ser prometedora si solo fuésemos puesto nuestra atención en el lugar correcto, en el amor. Mientras ella estuvo allí la queríamos por todo lo que quizás podía hacer por nosotros pero no por lo que ella en sí misma es.

Nuestra perspectiva del amor carece de esencia, nuestro entorno nos ha vendido la idea más absurda sobre el amor, a este profundo elemento, pilar del equilibrio emocional, se le han puesto diversas capas de falsedad, y así mismo nos instruyeron, desvirtuando todo su valor.

Nos queda quebrar el paradigma heredado y construir nuestra percepción sobre un nuevo concepto del amor, mas real, mas invisible para que así pueda ser mas palpado por nosotros.

Neruda a través de esta frase nos advierte constantemente sobre este peligro que nos acecha, y que para muchos de los que nos antecedieron, fue un aguijón del que nunca pudieron zafarse. Si tenemos una pareja en este momento, es oportuno renovar nuestros votos y analizar dónde está ubicada nuestra atención, la mujer es la parte de nosotros mismos que está diseñada para recibir todo lo que en forma potencial está contenido en nosotros los hombres, un cambio de paradigma no solo afectaría nuestra mente para lograr el cambio sino también afectaría la dinámica social de nuestras relaciones y el impacto en los que se nutren de ello se torna altamente positiva

Add Comment