Me dijeron que para enamorarla

Tenía que hacerla reir, pero cada vez que se rie me enamoro yo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *